RELOJ MONTBLANC NICOLAS RIEUSSEC “RISING HOURS”. Todo un descubrimiento. Video

Al observar la evolución de los cronógrafos Nicolas Rieussec de Montblanc, es fácil llegar a la conclusión de que el tiempo es un disco. Al principio, Montblanc utiliza unos discos giratorios para reemplazar las agujas de los contadores de los sesenta y treinta segundos transcurridos del cronógrafo. Después instala un disco giratorio que indicaba la hora en una segunda zona horaria. Y ahora la manufactura Montblanc presenta su nuevo Nicolas Rieussec Rising Hours, que se basa en dos discos -uno sobre el otro- que no solo marcan doce horas, sino que  también indican en cada una de las horas si es de día o es de noche.
El cronógrafo Rising Hours tiene una esfera nueva y revolucionaria pero conserva el aire típico de la Nicolas Rieussec Collection de Montblanc, la primera en incorporar una extraordinaria idea en 2008, cuando la marca lanzó el primer cronógrafo de pulsera con una apariencia totalmente nueva y sorprendente en la que eran los discos los que giraban, mientras que las agujas permanecían fijas. Actualmente, aún se ha desarrollado más este concepto para ver las horas “normales” (es decir, las que no han transcurrido), al añadir los ingenieros de Montblanc una atractiva complicación: crear un indicador de día y noche en el interior de la esfera de las horas. Pero, vayamos paso a paso… 

Diferente como el día y la noche:

Una esfera con las horas en formato digital no sería ninguna novedad en sí. Los dígitos de las horas simplemente entran y salen por debajo de un índice fijo, mientras que la aguja minutera gira en círculos de manera convencional. Pero el modo en que se ven las horas en el Nicolas Rieussec Rising Hours es técnicamente revolucionario. Al igual que el resto de los modelos Rieussec, es un reloj con una esfera ligeramente descentrada para las horas ordinarias;  aunque, en lugar de una aguja para las horas, tiene una abertura a las 12 h en la que el disco con números arábigos de doce horas pasa por debajo de un pequeño índice triangular. 
Seguro que los connoisseurs han visto esferas digitales parecidas en otros relojes pero el Nicolas Rieussec Rising Hours todavía va un paso más allá: los números de las horas cambian de color según si es de día o de noche. Los números son de color azul pálido durante las horas nocturnas y negros durante el día. En tan solo un vistazo, esta función diferencia si la  hora es de día o de noche y permite ajustar con facilidad el indicador de la fecha, para que la fecha cambie como debe a medianoche y no al mediodía, por error. 

Un nuevo calibre manufacturado por Montblanc con un mecanismo día y noche patentado. 
Esta esfera poco común, que se ha podido conseguir gracias al nuevo calibre de manufactura MB R220, cuenta con un elaborado mecanismo patentado que consiste en dos discos giratorios colocados uno por encima del otro. Los números arábigos del 1 al 12 están recortados sobre el disco superior. Este disco de doce horas gira por encima del disco bicolor de día y noche, que es mitad color azul pálido y mitad negro, de modo que aparece una tonalidad clara u oscura en el número de fondo visible de la ventana, según las horas sean de día o de noche. El disco de doce horas gira continuamente, mientras que el disco de día y noche gira a intervalos y a distintas velocidades para crear el cambio de color deseado (azul pálido de noche y negro de día) en los números esqueletizados. La complejidad de este movimiento se controla gracias a un mecanismo de Cruz de Malta formado por dos ruedas engranadas conjuntamente. Una de estas levas está montada sobre el eje propulsor del disco del día y noche, el otro va fijado a una extensión del eje de las horas. Cada uno de los perfiles de las levas tiene una forma especial para que giren al ralentí al sobrepasarse entre las 9 h y  las 15 h (y, de nuevo entre las 21 h y las 3 h); el disco de día y de noche no se mueve durante estos dos intervalos. El engranaje de las ruedas se inicia a las 3 h (y a las 15 h). Este engranaje fuerza que el disco de día y noche gire cada vez más rápido hasta que los dientes de un lado y de otro se ajusten de un modo en que el disco de día y noche ya no se acelere si no que sigue girando en sincronía con el disco de doce horas (lo que ocurre desde las 4,30 h a las 7,30 h y desde las 16,30 h a las 19,30 h). Después, el disco de día y noche se desacelera  entre las 7,30 h y las 9 h (y entre las 19,30 h y las 21 h) hasta que el engranado queda totalmente separado, que es cuando el disco de día y noche se detiene del todo.  
Este mecanismo patentado como “Rising hours” se explica por sí mismo en particular dos veces al día: a las seis en punto de la mañana, cuando el número 6 recortado aparece a la izquierda en azul pálido y en negro a la derecha para indicar que se acaba la noche y empieza  un nuevo día; y a las seis en punto cada tarde, cuando la iluminación negra a la izquierda deja paso al azul pálido de las horas nocturnas a la derecha. 
Además de este mecanismo de dos discos, hay otras cuatro esferas girando en el Nicolas Rieussec Rising Hours. El día de la semana se ve en una ventana a las 9 y la fecha aparece en una abertura a las 3. Naturalmente, la función del cronógrafo también se basa en el mismo concepto inconfundible: un disco que cuenta intervalos de sesenta segundos y otro que cuenta intervalos de 30 minutos. La base técnica del calibre con un cronógrafo integrado es en gran medida idéntica a la de los movimientos de otros modelos Nicolas Rieussec. Este último cronógrafo también tiene un único botón que resulta poco convencional pero muy cómodo ergonómicamente, está situado a las 8 en punto y se puede hacer funcionar con el pulgar. Siguiendo la tradición, es un cronógrafo controlado por una rueda de pilares que se engrana y se desengrana de forma moderna y con poco desgaste gracias a un acoplamiento de fricción vertical. También destacan los innovadores perfiles del dentado del tren de ruedas, lo que optimiza la transferencia de energía al tiempo que minimiza tanto el desgaste como el consumo de energía. La marcha del reloj la regula un volante atornillado macizo de 10 mm que oscila de forma muy regular gracias a su alto momento de inercia (12 mg/cm²) y a su frecuencia de 28.000 A/h (4 Hz). La regularidad de la marcha aún mejora más gracias al doble barrilete, que acumula una reserva de energía de 72 horas y mantiene la exactitud del reloj en un periodo mayor de tiempo. El mecanismo automático mantiene la constancia de la reserva de energía siempre y cuando se lleve el reloj puesto. 

Tradición y belleza 
El exterior del Rising Hours anuncia de modo inconfundible que se trata de un reloj de la colección Nicolas Rieussec de Montblanc, un reloj nada convencional. Entre sus características principales están los discos giratorios bajo punteros fijos para los minutos y segundos transcurridos, así como un puente con dos soportes a las 6 en punto, con cojinetes de rubíes rojo vivo, que forman en la esfera el efecto de una sonrisa. Por encima está la esfera descentrada que marca las horas del día o de la noche mediante una aguja minutera de fondo visible y los números digitales de las horas. El día de la semana aparece en una abertura semicircular a la izquierda, la fecha en una ventana similar a la derecha. Los espacios abiertos entre, y a lo largo de estas ventanas se han embellecido con un guilloché grain d’orge, una de las técnicas de decoración más tradicionales en el arte de la relojería. 
El microcosmos del reloj queda recogido dentro de una caja clásica de forma redonda de 43 mm de diámetro en oro rosa de 18kt con asas rectas. Una correa marrón de piel de caimán de grandes escamas, que se completa con un cierre desplegable triple de oro rosa. Su corona estriada, también de oro rosa de 18kt, lleva una incrustación de nácar con la forma del emblema de Montblanc. El cristal de zafiro que cubre la esfera es antirreflectante en ambas superficies. En la parte trasera se inserta una segunda tapa atornillada de cristal de zafiro para que se pueda ver la masa oscilante fresada de oro rosa macizo: la alta gravedad específica de este metal precioso facilita el trabajo de este componente. El cronógrafo Nicolas Rieussec Rising Hours también está disponible en varias versiones de plaqué platino y acero. La variante en plaqué platino se ha limitado a 28 relojes, cada uno de los cuales tiene correa gris de caimán con un cierre desplegable de oro blanco. La versión en acero va acompañada de correa negra de caimán también con un cierre desplegable. 
Homenaje a Nicolas Rieussec (1781 – 1866) 
Al lanzar los cronógrafos Nicolas Rieussec, Montblanc enriqueció el mundo de la relojería con un diseño totalmente nuevo inspirado en los relojes para la medición de intervalos de tiempo muy cortos creados por primera vez por Nicolas Rieussec, el ingenioso relojero inventor del cronógrafo. El cronógrafo encreur de Rieussec (es decir, el cronógrafo de tinta), pasó su prueba de fuego en 1821 y se protegió con una patente en 1822. Este innovador “cronógrafo de tinta” medía los minutos y segundos transcurridos gracias a unas esferas giratorias de esmalte blanco bajo unos punteros fijos acabados en unos depósitos de tinta con plumines móviles por encima. Cuando el usuario pulsaba un botón, los plumines pasaban rápidamente a través del depósito dejando unas pequeñas marcas de tinta en las esferas: así es como se podían medir intervalos cortos de tiempo, uno tras otro. El tiempo transcurrido quedaba literalmente inscrito en tinta sobre el esmalte blanco, por lo que Rieussec acuñó el neologismo “cronógrafo”, totalmente apropiado ya que en la antigua Grecia, cronos significaba “tiempo” y graphein significaba “escribir”. Cuando el usuario ya había leído los tiempos individuales, borraba las esferas y quedaban listas para medir los próximos intervalos. Para conmemorar a pionero invento -que se halla entre las complicaciones relojeras más populares de hoy en día-, Montblanc lanzó en 2008 los cronógrafos Nicolas Rieussec, con discos giratorios en vez de las típicas agujas del cronógrafo. 
Estos discos en los que, literalmente, se escribía el tiempo crearon un puente que conectaba la manufactura del reloj Montblanc con la manufactura de los artículos de escritura. 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.